Recuerden que como estadístico de las Juanas del Colegio, comentarista de Radio Colegial Deportes y luego Huella Deportiva, siempre me han fascinado los hechos y recordarle a la gente que los números nunca mienten. Por ejemplo, los números no mienten en que la mejor firma de esta agencia libre fue la de Kevin Durant con los Golden State Warriors. No tan sólo tienen un small forward que mide unos siete pies (él dice que 6’9” pero les dejaré esta foto para que comparen la estatura del nene Durant con los centros del equipo nacional de Estados Unidos) y que lo que tiene de alto tiene de tirador a media y larga distancia, sino que lo pueden poner a jugar con los Splash Brothers, Andre Iguodala y Draymond Green para formar el “small” line up más codiciado de la historia. Muchos piensan que con esta firma los Warriors son invencibles y que regresarán a ser los campeones de la liga, pero la gente tiene memoria corta. Aquí algunos datos para recordar, empezando por la temporada de campeonato de los Warriors. 

http://thunder.clutchpoints.com/wp-content/uploads/2016/06/KD-Height.jpg

Ese año los Warriors terminaron jugando contra una conferencia del oeste totalmente lesionada. En ese glorioso Playoff Run del 2014-2015, las lesiones parecían estar a dos por peso. Los New Orleans Pelicans tuvieron en su cuadro regular nada más y nada menos que cuatro lesiones. El armador regular de los Pelicans, Jrue Holiday, sufrió solamente un stress reaction en su pierna derecha, mientras que el escolta y armador secundario, Tyreke Evans, estaba jugando con un tobillo torcido. Ninguno de estos dos podía defender adecuadamente a los guards de los Warriors, y tampoco podían atacar en la posición más débil de los Warriors, que era (y es) la pintura. Omer Asik sufrió un Right calf strain lo cual lo puso igual de móvil y rápido que Adrew Bogut.  La estrella del equipo, Anthony Davis, también estaba jugando con un tobillo torcido y con la preocupación que ese tobillo se convirtiera en algo peor. 

Después de los Pelicans le tocó a los Memphis Grizzlies jugar contra los Warriors. Este equipo estaba diseñado para darle la pelea, ya que tenían los guards para defender a Steph y Klay en Mike Conley y Tony Allen. Pero las lesiones se aseguraron de que Golden State no tuviese que lidiar con muchos problemas, ya que a Mike Conley no tan sólo se le dobló el tobillo, sino también, sufrió una aparatosa lesión en la cara que lo dejó fuera de la serie. Al especialista defensivo de Tony Allen se le diagnosticó un left hamstring strain y hasta el banco no se escapó ya que Courtney Lee se fracturó la mano derecha. Ambos equipos estaban con 3 de sus mejores jugadores fuera de cancha y en posiciones estratégicas como lo que son los armadores y los centros. Sigamos que al otro lado de la conferencia la cosa estaba igual. 

En el último juego contra los Spurs de San Antonio, los LA Clippers se toparon con que su amado armador Chris Paul sufrió lo que se diagnosticó como sore hamstring, pero todos veíamos que el tipo estaba lesionado más allá de un gallito en el hamstring. Demás está decir que cuando la cabeza de un equipo está que no puede ni caminar, tu equipo está en aprietos. Además, tenemos que el centro del banco y campeón de los lloriqueos, el gran Glen “Big Baby” Davis, también se había lastimado un tobillo. Este panorama no pintaba bien para que ellos le ganaran a los Rockets de Houston con Dwight Howard y James Harden. Pero estos chicos tampoco estaban al 100%, ya que entre sus estrellas también habían lesiones después de esa serie. A Dwight Howard le diagnostican un left knee sprain, el ala K.J. McDaniels sufre una lesión paralizante en el codo y el centro back up, Donatas Moteijunas, se lastima la espalda. En el este los Cavaliers estaban sin Kyrie Irving quien se fractura la rodilla y también tenía tendonitis y Kevin Love se disloca su hombro en una jugada contra Kevin Olynik. Ante este panorama LeBron James estaba jugando de playmaker, de power forward, coach, gerente general, psicólogo del equipo y hasta en una ocasión tuvo que tomar control del popcorn stand. 

¿Y cuáles fueron las lesiones de los Golden State Warriors? A un tal Ognjen Kuzmic se le dobló el tobillo. El que no sepa quién es, aquí están sus estadísticas.

http://www.espn.com/nba/player/_/id/6602/ognjen-kuzmic

Al tirador del banco Marreese Speights se le lastimó la pierna derecha y a David Lee supuestamente le dieron espasmos en la espalda, al mismo tiempo que Steve Kerr prefirió sentarlo por poner a jugar a Draymond Green y a Harrison Barnes de power forward. Si comparas las lesiones de los Warriors contra los equipos que estaban jugando, notarás que ese campeonato huele a que lo ganaron cuando los otros equipos estaban débiles. 

En vez de tomar estas estadísticas en consideración, los Warriors empezaron el año excelente y con una mentalidad de que eran el mejor equipo en la liga. Esta mentalidad les costó, ya que fueron tras el récord de los Bulls del 95-96 del mejor récord de la liga en la temporada regular. Los demás equipos, en especial los Clippers y Spurs, se alegraron de que los Warriors gastaran energías en romper ese récord cuando la liga estaba descansando a sus jugadores para que no volviera a pasar lo que pasó en el 2015. Y las estadísticas dicen que fue efectivo, ya que no tan sólo los Warriors se vieron abajo 1-3 contra los Thunder, donde se vieron unos Warriors cansados y agotados; sino que también se les viró la tortilla en la serie de campeonato cuando pierden una ventaja de 3-1 contra los Cavaliers. 

El perder el campeonato era sólo el principio de los problemas de los Warriors. Los centros del equipo, Andrew Bogut y Festus Ezili, estaban recibiendo atención de otros equipos y estos parecían que se irían por el billete. Si analizamos cuál fue el efecto de la agencia libre en los Warriors, veremos que se le van los dos centros que le hicieron la vida difícil a los Cavaliers en la pintura, ya que Andrew Bogut está en Dallas y Festus Ezeli en Portland. A Dallas también se le va su power forward titular, el muchacho que le daba movilidad a los Warriors, Harrison Barnes. Del banco también se le va Leandro Barbosa, que demás está decir que con su velocidad y habilidad de llegar al canasto era un dolor de cabeza. A finales del 2015 los Warriors ya habían cambiado a David Lee, power forward con una naturaleza envidiable para rebotear y sacar a quien sea de la pintura. También del banco se le va el tirador Marreese Speights, que también jugaba power forward o centro en defensa. 

Cuando no tan sólo se te va más de la mitad de tu equipo, sino que tu firma personal no puede llenar esas vacantes, tú vas a tener problemas. Kevin Durant podrá encestar el balón, pero no sustituye a ninguno de los previamente mencionados en defensa. Él no puede impedir que jugadores como Paul George, Lebron James, Kawhi Leonard, o Blake Griffin destruyan el canasto. Él no puede defender varias posiciones o rebotear contra Anthony Davis, DeAndre Jordan o Demarcus Cousins. ¿Y entonces quiénes son los agentes libres que traen los Warriors para llenar el vacío de hombres grandes? Zaza Pachulia es un jugador viejo, que, aunque por poco entra al juego de estrellas de la NBA, no tiene nada que buscar con los centros de la liga. Los jugadores poco probados de Damian Jones, McAdoo, Varejao tienen contratos garantizados y aún no han probado que pueden hacer un boxing-out contra jugadores regulares de la liga. Si los Warriors firman a Javale McGee sería el quinto centro del equipo, pero el único con un MVP, aunque sea de Shaqtin’ a Fool. 

Las estadísticas no mienten, recuerden que por más que quieran decir lo contrario, los Warriors ganaron su campeonato contra equipos lesionados y el año pasado se vieron afectados por su orgullo de probar lo contrario. Esta temporada podrán haber firmado a tremendo tirador, pero sus problemas no los han solucionado.

William Rodriguez, analista oficial de MAS+ Deportes en el área de baloncesto.