A una semana de la culminación del festival deportivo más importante del país, las Justas LAI, podemos reflexionar sobre todo lo acontecido en el pueblo anfitrión de Mayagüez. Coronamos unos nuevos campeones de las Justas de atletismo con los Taínos del Turabo en una Justas cerradas hasta el último evento. Asaine Hall dominó con su velocidad y Angelín Figueroa demostró cría boricua con su resistencia. Juander Santos venció a su hermano el olímpico Luguelín. En el baile, la SUPER dinastía Vaquera siguió, mientras unos Jaguares rugieron dejándose sentir. La SUPER dinastía Vaquera del cheer fue destronada por el UPRM Cheer Squad. La UMET mordió duro convirtiéndose en tri-campeonas de softball. Las Juanas volvieron como campeonas back to back en soccer. Los Gallitos repitieron como campeones de baloncesto y las Pioneras derrocaron a las Juanas para convertirse en campeonas por primera vez en la historia de la Universidad. Las Taínas flecharon con su dominio en el voleibol de playa. Los Pioneros se coronaron como bicampeones masculinos del Judo y las Juanas se quedaron con la presea dorada femenina. En el tenis de mesa, las Tigresas de la Inter se convirtieron en tricampeonas mientras los Pitirres de la UNE se quedaron con el campeonato masculino.

        Muchos quedaron campeones, todos dieron el todo por la camiseta que llevaban. Los atletas y sus seguidores demostraron porqué este es el festival deportivo más importante del país. Demostramos que aunque estamos en contra, todos somos lo mismo, seres humanos que aman el deporte. Lo vimos cuando Octavio Acevedo en los 100m ganó el oro y por un tecnicismo tuvo que defenderlo y cuando lo perdió terminó abrazando al nuevo campeón. Cuando Josué Erazo en baloncesto levantó a su contrincante lastimado del suelo y lo cargo hacia el banco de la UMET. Cuando Yaidi Flores en softball no podía lanzar una bola más después de darlo todo por las Juanas y cuando salió del partido su padre, quien es el coach de la UMET, la interceptó con un abrazo paternal y todos en el parque, UMET y Colegio, se levantaron a aplaudirles por darnos un momento tan especial. En fin, demostramos lo que somos. Somos competidores, somos compañeros, somos respeto, #SomosLAI.