Me atrevo a ir caminando por las calles de cualquier pueblo de Puerto Rico y preguntarle a la gente quien fue Hiram Bithorn y les aseguro que una persona, si acaso, me puede decir quien fue y porque el nombre del estadio de pelota más importante de la isla lleva su nombre. El pelotero de seis pies y una pulgada de estatura nació en Santurce en 1916, donde estudio en la escuela Central High, hoy día escuela especializada en las artes. El cuarto de cinco hermanos, los Bithorn Sosa viajaban constantemente a Estados Unidos. Para el 1935 Bithorn participa en la tercera edición de los juegos Centro Americanos y del Caribe, donde regresa con una medalla de plata en volibol y bronce en baloncesto. Ya para esta fecha Bithorn era tremendo pelotero y el año después debuta en la Negro National League, jugando para los Newark Eagles contra los Cincinnati Reds. Allí capturo la atención de muchos. Del 1936 hasta el 1941 jugo en ligas menores hasta que los Chicago Cubs lo escogen en el sorteo de novatos. Durante su estadía en las ligas menores regresaba a jugar en la liga invernal con los Senadores de San Juan, donde en el 1938 se convirtió en el manager del equipo con tan solo 22 años. Ya en Chicago se une con el cubano Salvador “Chico” Hernández y hacen una dupla que utilizaba el español para comunicarse, ya que no era lenguaje común en la liga y se les hacía más difícil al oponente saber que planeaban. Sus números en el 1942 fueron 171 entradas lanzadas con marca de 9-14 con un ERA con 3.68 en su primera temporada. El año siguiente lanzo alrededor de 249 entradas, permitiendo solo 227 hits en 39 juegos, bajando su ERA 2.60 con una marca de 18-12 y dando un shutout en siete juegos. Este lidero a todos los lanzadores ese año, siendo el primer latino desde Adolfo Luque en lograr esa hazaña. Este récord todavía está intacto en la MLB. 

Luego de este año Bithorn fue escogido para luchar en la segunda guerra mundial donde fue asignado a la base naval de San Juan. Después de dos años sin jugar, en el 1945 Hiram Bithorn trata de regresar a la pelota y no da pie con bola. Había aumentado veinticinco libras y sus brazos estaban lastimados. Luego de tratar de jugar en varios equipos de liga Doble A, Bithorn es asesinado el 29 de diciembre de 1947 en México, camino a ver a su familia para ser padrino en el bautismo de su sobrino. Sus números oficiales al momento de su retiro fueron 34-31 con un ERA de 3.16, sus ganadas sobre remplazos (WAR por sus siglas en inglés) es de 5.1 o nivel All-Star. Bithorn lanza en 105 juegos y logra salvar 5 de estos mientras empezó en 53 partidos. 

El primer boricua en jugar en las grandes ligas, pero el racismo lo seguía cerda. Durante su tiempo en Estados Unidos este decía que provenía de descendencia Danés, Escocesa, Alemana y Española. Claro, todo se mezcla con el Africano y el Taino en Puerto Rico, pero para la época en la cual Hiram Bithorn estos primeros datos lo hacían elegible para jugar en la pelota de Estados Unidos. De ser de tez oscura o aceptar que su familia tenia sangre Afro-Americana o Taina lo descalificaría de poder competir. Esto no prohibía que la fanaticada, managers y jugadores utilizaran términos despectivos hacia Bithorn mientras jugaba. Bithorn siempre será reconocido como el primer boricua en llegar a las grandes ligas y ser pionero para los próximos latinos y puertorriqueños que le seguirían en la pelota estadounidense.

-William Rodriguez